LISTEN LIVE!

lunes, 20 de mayo de 2019

TellTale: Timeless Youth


El pop punk de tintes alternativos es un género que sigue vivo más allá de las modas y de la evolución de la escena, con bandas que han sido, son o serán referencias como Blink 182, Fall Out Boy, Neck Deep o As It Is, sin olvidarnos de otras más grandes (aunque ciertamente distintas) como Green Day. Y precisamente de nombres como estos surgen otros como el que nos ocupa, TellTale, un cuarteto procedente de Virginia que viene pegando fuerte.


Con apenas un par de años de historia y un EP, “Good Intentions”, a sus espaldas, TellTale presentan su disco debut ante una notable expectación por parte de todos los seguidores del estilo. Bajo el título de “Timeless Youth” se esconden siete cortes directos, melódicos y potentes que reúnen todos los ingredientes habituales en las recetas de estos menús.

Juventud divino tesoro
La fiesta comienza con “Timeless Youth”, corte que da título al álbum, con un arranque potente y unas melodías que marcan una pequeña pausa especialmente gracias a la cálida voz de su vocalista, John Carter, muy en la línea de otros ejemplos del género como All Time Low. Un estribillo pegadizo y algún atisbo de fuerza que imprimen carácter a una composición marca de la casa.

Nada nuevo en el horizonte con “Bouquet”, medio tiempo impregnado de líneas de guitarra que entran gustosamente por el oído, sin grandes alardes ni artefactos. Sencilla, efectiva y con un dulce compás en mitad de su camino que sirve de preludio al clímax final que suele poner a saltar a los suyos en su ejecución en directo.

Aunque para ritmo pegadizo el de “What We Live For”, apenas tres minutos de puro pop punk que encuentra en su base rítmica formada por el bajo y la batería de Tim Fogg y Travis Slack, respectivamente, su mayor complicidad. Una de esas canciones que va de menos a más y que se queda impregnada en tu memoria a base de sus contagiosos  y repetitivos “Uoh Uh Oh Uoh Uh Oh”.


El azucarado registro vocal de Carter nos permite dejarnos llevar al compás de “Letting Go”, probablemente mi tema favorita del plástico. Aquí priman de forma muy especial las líneas y dibujos de guitarra más melódicos, a cargo de un Bryce Marshall omnipresente en todo momento y que tan bien arropa con sus acordes las melodías de su compañero.

Vuelven a los pasajes más rockeros, muy en la línea de bandas como Sum 41, siempre manteniéndose fieles a sus raíces más cercanas al pop y su espíritu intencionada y descaradamente comercial con “Dazy. Son en cortes como este donde se hace notar su energía musical tan propia de su juventud que irradian bermudas, playa y sol al más puro y genuino estilo americano.

La distorsión de sus guitarras pasan a un segundo plano en “Rose” en compañía de ciertos arreglos de producción que le sienta como anillo al dedo. Una cosa está claro. Saben lo que quieren y como lo quieren, de eso no cabe duda, y su propuesta musical está muy dirigida a un target muy específico capaz de disfrutar de sus melodías sin mayor preocupación. Eso sí, es innegable el absoluto parecido de su estribillo con el del famoso “The Man Who Can’t Be Moved” de The Script.

Herencia de la escena californiana
El punto y final lo pone “Hereditary”, una composición que comienza a fuego lento entre arpegios, susurros y melancolía. Esta última se mantiene latente en todo momento encontrando estallidos de rabia que elevan el tema a una nueva y desconocida, hasta entonces, dimensión. Quizás una señal que marca la línea a explotar en su futuro más cercano.

En “Timeless Youth” encontramos una notable carta de presentación para una joven formación que quiere derribar la puerta de entrada de lo más alto del pop punk alternativo. Aún tienen mucho que aprender y bastante que pulir pero estoy plenamente convencido de que el tiempo y la experiencia les hará ofrecer todo aquello que se intuye en su potencial. TellTale han llegado para quedarse.


FUENTE: https://www.themetalcircus.com/discos/critica-telltale-timeless-youth/

0 comentarios:

Publicar un comentario